“Jugando a la casita”

conbotasdeagua.com

Muchas personas reviven este juego sin darse cuenta.

El juego, cuando niños, consistía en hacernos de una mesa de la sala y de una gran manta con la que se cubria la mesa y lograr, bajo ella, un espacio interior.

También sobre la cama, con la sabana,

hacerse una carpa

En ese lugar  nos instalabamos con  revistas, golosinas una linterna y una radio a pilas.

Solos, o en compañía de algún amig@, soñábamos ,imaginábamos estar en una cueva o en una cabaña en un lejano bosque.

Era “nuestra casita” . Allí nos sentíamos protegidos del mundo exterior, protegidos abrigados y poseedores de nuestra intimidad.

Este mundo duraba lo que tardaba la mesa en volver a su uso doméstico. Se reconstruía tantas veces como el niño necesitara un  lugar propio para jugar y fantasear.

Cuando los adultos nos disponemos cambiar y mejorar la vivienda, imaginamos y soñamos como va a quedar ese espacio en el que vamos a vivir.

De esto se trata: de soñar e imaginar,como en el juego de: “hacerse la casita“.

Hasta aquí el juego infantil. Luego la planificación y  pensar como llevar cabo el sueño.

Esto es ya un juego de adultos , donde no  puede fallar el cálculo de las posibilidades y donde el resultado: la casita, debe estar bien construida y sobre todo “darnos ilusión “

 

SebastianAvalos

 

 

Share

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.





*