Me caí en la bañera

¿Quién no estuvo cerca de que le pasara algo así? Yo me asusté mucho, no tanto por la caída, sino al imaginarme las posibles consecuencias. El golpe contra el grifo, o algún filo, estar solo, sin nadie que me ayudara.

Esta experiencia ayudó al querer desarrollar el tema de trabajo sobre viviendas adaptadas para personas con limitaciones físicas.

Si lo que me ocurrió a mí  le ocurre a otra persona, con otra condición física,
las consecuencias de la caída hubiesen sido de lamentar.

El baño, es la principal prioridad al   adaptar una vivienda para una persona
con limitaciones de edad o por condición física. Se hace necesario eliminar la bañera
y reemplazarla por un plato de ducha  para lograr confort y seguridad,
con mampara de seguridad y grifo doble vía monomando de palanca.

Otros ajustes son:

  • El lavabo a una altura cómoda, para ser utilizado desde una silla de ruedas,
    darle anchura necesaria a la puerta para pasar por ella.
  • Instalar un inodoro con altura adecuada, eliminar escalones y ángulos filosos salientes, barras asideras, asiento de baño fijo.
  • Suelo antideslizante, iluminación general suave e interruptores fluorescentes.

Si es en nuestra casa, donde se harán estas mejoras, no solo estamos ayudando
a la vida de la persona que nos interesa, también estaremos haciendo algo para nosotros, en un futuro.

Texto: Sebastián Avalos

 

 

 

Share

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.





*