¡No,no…! Son los Lúmenes, no los Watios

Dada la emergencia económica, la gente sale disparada a cambiar sus viejas bombillas por LED de 1,5 W, o lampáras de bajo consumo.

Cuanto menos Vatios, “se piensa”, menor consumo y menor factura. Pero, si hablamos de la iluminación de nuestra casa, de la calidad y del rendimiento que deseamos, debemos elegir las bombillas adecuadas. No guiarnos solo por los Vatios que ésta posee, sino por los Lúmenes.

Es decir la cantidad de luz (Lumen) que produce cada Vatio consumido.

Un LED de 2W produce 100 Lúmenes, el equivalente de una bombilla de 15 W de las antiguas. Las buenas marcas informan sobre ésto en el embalaje.

La cantidad de iluminación que emite una lámpara (flujo luminoso Lm) en relación a la energía (potencia consumida W)  por una lámpara, se llama: “rendimiento luminoso“.

Este rendimiento es distinto, según el tipo de lámpara.

Para producir 710 Lúmenes,  un nivel de iluminación normal para leer, se necesita una lámpara 60W de las incandescentes antiguas; una lámpara halógena de 42W; una lámpara de bajo consumo de 11W; un LED de 12W.

Más o menos Watios, más o menos iluminación. Esta relación cambia según el tipo de lámpara elegida.

Texto e imagen de obra realizada por: Equis Interiorisme i Color

Share

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.





*