La película “Pan y chocolate” o como se puede llegar a vivir muy mal

Pan y chocolate es una película, de los años 70, del director Franco Brusatti, en el que actúa Nino Manfredi.

Es una “comedia dramática”, Con realismo, ironía y humor trata sobre la vida de los emigrantes napolitanos que escapan de una Italia empobrecida a Suiza después de la guerra. Muestra las penurias y las pocas alegrías que estos encontraban en un país rico, armonioso, pulcro, ordenado y normal, en el que se sienten extraños y rechazados.

El protagonista (Nino Manfredi) busca un lugar para vivir. Lo consigue en una de esas construcciones que se usan para criar gallinas. Allí se encuentra con otros emigrados que ya viven allí. Es aceptado y todos conviven con las gallinas del criadero.
Hay una escena inolvidable, el momento que comparten mesa, canciones y vino. Se va creando un clima solidario, de alegre fraternidad.

La escena alcanza su culminación, entre risas cantos, cuando realizan un juego que consiste en imitar a una gallina. Poco a poco las imitaciones individuales se van haciendo en coro, se imita el cacareo, el movimiento del cuello y el aleteo de estas. Los cuerpos, encorvados por la baja altura del cobertizo, con sus movimientos enloquecidos y los cacareos, van adquiriendo semejanza con las gallinas.

Ellos no son conscientes de esta asimilación. La risa de verse uno al otro y la histeria los ciega.

Esta escena me lleva a pensar hasta qué punto el lugar en que vivimos (una ciudad, una casa), puede influir, incidir, afectar la vida de las gentes.

Desde la simple insatisfacción, la sensación de vivir incómodos, pasando por la conciencia de pérdida de pertenencia, o falta de identificación con el lugar en que se vive, al sentirse rechazado o agredido por el entorno físico, hasta lo más grave e irreversible: la degradación de la persona y del cuerpo al vivir mal.

Esto es lo que se ve en esa escena. Tener que vivir en condiciones limites fue el golpe de gracia para que estos seres, anteriormente solidarios, normales y alegres, se transformaran en lo contrario de la condición humana. en feas aves de criadero.

Todo lo que se haga por mejorar las condiciones de nuestra vivienda, también mejora nuestra salud mental y física.

Texto de: Equis Interiorisme i Color
Foto: http://bit.ly/OYJetL

Share

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.





*