Descubriendo la iluminación (II): Iluminando el salón

En estas notas veremos como con la iluminación de espacios pertenecientes a una vivienda tipo, se puede lograr un resultado especial y gratificante.

El salón es uno de los lugares más importantes de la casa, allí se desarrolla una vida intensa y múltiple, se reciben a los amigos, se reúne la familia a la hora de comer, se ve televisión, se lee o se escucha música, “se está” y cada de estas actividades requiere una determinada luz.

No solo recibiremos a nuestras amistades o nos reuniremos en familia, también utilizaremos el salón como un espacio para el recogimiento individual y debemos lograr que con la iluminación el ambiente sea idóneo para cada una de nuestras actividades.

Generalmente estos ambientes están equipados con un solo punto cenital de iluminación, que empequeñece, aplana y reduce el posible encanto que debe tener ese espacio.

Lo podemos solucionar de la siguiente manera:

Una lámpara. Que sobre la mesa de comer cuelgue una lámpara con pantalla que ilumine sin encandilar, ni tapar los rostros de los comensales.

Una iluminación que “bañe “las paredes. Esta es una forma de iluminar muy interesante porqué sirve para acentuar puntos de interés como cuadros o texturas. Los haces de los focos producen sugestivas figuras de luz y sombra sobre las paredes. Y también se logra con la luz que se refleja en las superficies, una iluminación general indirecta.

Las superficies de las paredes son como la piel de las personas, su estado nos da indicios de su salud. Las superficies descascaradas, con manchas de humedad, con grietas, nos indican el estado de las viviendas. Si se mejoran y se acaban con una buena pintura semi satinada, el efecto de la luz reflejada en ellas producirá un efecto agradable.

3º Contar con luces de área. Estas son lámparas de pie o de mesa con pantalla, ubicadas en rincones, cerca de los sillones. Su luz crea un lugar acogedor e íntimo.

Esto efectos de iluminación pueden ser contralados desde interruptores con atenuadores. Se pueden activar todos juntos o por separado según el ambiente que se quiera crear. Lo más difícil es seleccionar las luminarias con las que se quiera logra determinados efectos, y las bombillas necesarias según sus intensidades, color y consumo.

Es muy difícil improvisar en esto, pero no imposible. Se necesita un buen electricista que realice una instalación que responda a un diseño previo, que deberá hacer un decorador o la persona indicada.

Share

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.





*